Tus Zonas erróneas por Wayne Dyer

Siempre les cuento que crecí entre libros de autoayuda. Hubo uno en particular que siempre me llamó la atención por los colores de sus tapas y la foto en la portada exterior.

Era de un color amarillo fuerte y tenía la silueta de una persona inclinada hacia abajo agarrándose la cabeza con una de sus manos. La particularidad de la silueta era que estaba construída con palabras en negro y rojo que además de provocar un alto contraste con el amarillo de las cubiertas, anticipaban la temática del libro. En aquel entonces, yo era muy chica para leer ese tipo de libros y pasaba mis horas escribiendo mis historias.

Soy de las personas que creen que cada libro aparece o reaparece en nuestra vida cuando lo necesitamos. Años más tarde, ya transitando mis días como estudiante, me encontré atravesando una crisis muy grande. Sin saber qué era exactamente lo que me pasaba, lo único que podía reconocer era que estaba triste y me sentía perdida.


Una tarde, caminaba por la av. Santa fé en Buenos Aires y entré en una librería, quizás, con las esperanza de encontrar las palabras exactas para nombrar lo que me estaba pasando y conseguir algo de alivio. Inmediatamente un libro llamó mi atención por sus colores, me acerqué y ahí estaba, lo reconocí inmediatamente, el libro que había visto dando vueltas en casa toda mi infancia, "Tus zonas erroneas" de Wayne Dyer.


En la contratapa, una breve sinópsis decía:


"¿Tienes a veces la sensación de estar desbordado por la existencia? ¿Paralizado por compromisos afectivos, laborales...que ya no te satisfacen? ¿Dominado por complejos de culpa o inseguridad? No proyectes tu insatisfacción en otros, la causa está en ti, en las zonas erróneas de tu personalidad, que te bloquean e impiden que te realices."


Supe que había llegado el momento de leerlo y no me equivoqué. Junto con algunos autores que voy recomendando en el Blog, Wayne Dyer es uno de mis preferidos y este libro en particular, por la sencillez con la que aborda temáticas vinculadas al amor propio, la dimensión de responsabilidad individual, el cambio y las barreras que nos impiden ser felices.


A pesar de ser un libro que se escribió hace varios años, sigue vigente al punto que cada vez que lo vuelvo a leer, encuentro que fue un pionero en impartir muchas ideas, hoy, retomadas por otras disciplinas. Básicamente el libro busca dar herramientas para alcanzar el propio bienestar a partir del compromiso y la responsabilidad con uno mismo.


La versión de bolsillo que yo tengo, tiene casi 400 páginas y se divide en doce capítulos estructurados como si fueran una sesión de psicoterapia. Cada capítulo aborda una zona errónea o comportamiento autodestructivo, examina el origen y los comportamiento específicos asociados a esa zona errónea, es decir, la forma en que se manifiesta externamente. Luego se trabajan las razones por las cuales una persona permanece aferrada a esos comportamientos, aún sabiendo que la alejan de su propio bienestar. Esta sección implica la auto observación en torno a dos preguntas: "¿qué obtengo de este comportamiento? "¿por qué persisto si me perjudica?" Finalmente, cada capítulo brinda una estrategia para eliminar ese comportamiento autodestructivo.


Cuando me mudé a Londres, muchos de mis libros quedaron en Argentina así que volví a comprármelo para tenerlo siempre a mano. Sin dudas un clásico que no pasa de moda para tener en la mesita de luz.


¿Lo conocían?