• Por Flor Vazquez

Brillar con luz propia


Foto: @lordstanis

Le habían dicho que las cosas debían ser de otra manera y ella lo creyó.


A la vez que se calzaba el uniforme que le daba la bienvenida al “mundo real”, percibía que no era su talla, sin embargo, comenzaría el arduo proceso de encajar en él.


Los años pasaban y a medida que conquistaba el “deber ser" y se volvía orgullo de unos cuantos, algo se apagaba en su interior.


El uniforme apretaba cada vez más, al punto de extinguir la respiración. Trataba de entender cómo otros podían fluir en el mundo sin siquiera sentirse incómodos. Un mundo que incitaba a la libertad de ser pero sin salirse de lo "normal".


Justo cuando sospechaba que la vida tenía que tratarse de algo más, las etiquetas y mandatos sepultaban cualquier atisbo de una realidad diferente.


El tiempo pasaba y el recuerdo de quién era, parecía cada vez más lejano y difuso. Ya no se reconocía en las cosas que hacía o lo que era peor aún, dudaba acerca de quién era verdaderamente.Pero era en esos momentos donde más creía.


Hizo falta mucho tiempo de conducir en piloto automático para que entendiera que no era el mundo, sino la manera en que ella lo estaba habitando.


Que puede que su historia haya tenido escrita las primeras líneas, pero era dueña de esa trama y podía darle un giro inesperado o simplemente volver a escribirla.


Que tan importante como desear, es aprender a recibir.


Empezó a escribir una nueva historia, no ya desde lo que otros esperaban sino desde su propias convicciones. Se eligió por sobre todas las cosas y llena de miedo e incertidumbre, dejó caer el uniforme que la mantenía igual a todos pero tan diferente de lo que verdaderamente era. Fue ese preciso momento que algo quedó al descubierto, era ella, que ahora, brillaba con luz propia.





CONTAME ALGO DE VOS ACÁ

© 2023 by A Daily Pause